El pequeño bebé GUGUTATA! tiene un nuevo amigo, es el tierno gatete MAU! que vaga por los tejados y que, incauto de él, se coló en la casa de su vecino “al olor de las sardinas”, como dice la canción.

MAU! no se lo esperaba, pasaba todo lo silencioso que es él en dirección a la cocina, pero el veloz movimiento de la mano del peque lo capturó férreamente. No se podría expresar con palabras la cara de satisfacción y felicidad del pequeño mientras agitaba sus bracitos.

GUGUTATA! suelta al pobre gatete que no es tu juguete- imperaba la aguafiestas de la madre. Y con un bufido y a la velocidad de un rayo blanco, MAU! salió “por patas” a acurrucarse debajo de la cama de su dueña a la espera de que el susto se fuera de paseo.

Anuncios